Monográfico SUPER SCALER (XXXIII): CISCO HEAT

ch

Título: シスコヒート (Cisco Heat)

Producción/Desarrollo: Jaleco

Lanzamiento en Japón: octubre 1990

Hardware: Específico (3 x 68000)

Tamaño de ROM: 83,25 Megabits

Casi un año después de su anterior Big Run, Jaleco volvía a la carga con un nuevo juego de conducción dotado de tecnología de escalado de sprites, confirmando la determinación de la casa por sumarse a la guerra que mantenían Sega y Taito dentro de este tipo de videojuegos. Un título que, aunque resulta reconocible para cualquier jugador que haya probado el anterior Big Run, presenta una temática y ambientación lo suficientemente distintiva como para justificar su existencia.

ch2
Cabina Deluxe original. Abundaron las modificaciones de cabinas de Big Run, pues Jaleco comercializó un kit de conversión.

Como su nombre ya deja entrever, Cisco Heat es un arcade ambientado en la ciudad californiana de San Francisco; lugar famoso mundialmente por ser una localización recurrente del cine o la televisión. Las escenas mas emblemáticas son sin duda aquellas con escenas de persecución, protagonizadas por coches u otros vehículos. Un marco sumamente sugestivo que, sin embargo, no había sido recreado convenientemente hasta entonces en ningún videojuego. Jaleco confirmaba aquí su olfato para hallar temáticas atractivas para el jugador, como ya había demostrado con su anterior Big Run (ambientado en el Paris-Dakar)

ch5
Cabina doble interconectada. El desarrollo de las partidas multijugador es idéntico al del juego en solitario.

Al pensar en un videojuego de coches ambientado en San Francisco, lo natural sería imaginar un desarrollo basado en la persecución de otros vehículos, al estilo de lo que Taito había conseguido convertir en éxito en sus Chase H.Q. y S.C.I., pero sin embargo, Jaleco se inclinó por repetir el mismo desarrollo de su Big Run, consistente en competir por la primera posición y contra el cronometro. El trasfondo elaborado por Jaleco intenta fundamentar lo chocante que supone representar una carrera con coches policiales: se celebra la primera competición de conductores de Policía de Estados Unidos y nuestro objetivo es lograr completar todos los tramos en primera posición, para lograr la consideración de mejor conductor de coches patrulla del país.

0014
No podían faltar los típicos tranvías de San Francisco.
0065
Al final de cada fase, el juego puntua según el tiempo sobrante y la posición. Las secuencias son muy divertidas.

Como es norma en casi todos los arcades de conducción, el objetivo pasa por llegar a los distintos puntos de control o check points, sin que la cuenta atrás cronometrada llegue a cero. De forma secundaria, se premia con puntuación extra la posición de llegada en cada uno de los cinco tramos de los que consta el juego, pero no existe una posición de llegada límite que pueda terminar anticipadamente con nuestra partida.

El nivel de dificultad de este Cisco Heat es medio, tirando a bajo. Hasta que el jugador se hace a sus peculiaridades, los game over se suceden por la relativamente larga distancia de los tramos, el abundante tráfico de muchas partes del recorrido y el ajustado tiempo que se nos impone, mas que por la propia conducción en sí, ya que esta apenas apenas dificultad. Aunque se continúa con el sistema de control que penaliza los excesos al volante con la perdida de adherencia de las cuatro ruedas, las curvas convencionales se pueden tomar sin apenas girar el volante ni soltar acelerador. Sólo las peculiares –y abundantes- horquillas de noventa grados suponen una complicación; al no poder ver la salida de estas curvas hasta el último momento, se hace necesario reducir la velocidad para poder esquivar los mas que probables obstáculos que nos encontraremos al salir.

0003
Las curvas en forma de horquilla supone lo mas conocido del juego. Durante unos momentos, nos quedaremos prácticamente sin visibilidad.
0009
La escasa visibilidad de la mayoría de las zonas, complica bastante la tarea de sortear el tráfico.

La abundancia de tráfico (coches, camiones, autobuses, tranvías…) obliga a un serpenteo continuo, pero aun así los impactos están a la orden del día. Aunque apenas hacen perder tiempo, no está de más acostumbrarse a bajar de velocidad larga a corta con rapidez, para mitigar su efecto. El juego cuenta con botón para accionar una bocina, pero su utilización no sirve de nada, pues el tráfico no hace caso a nuestras señales.

Otro factor diferenciador de este Cisco Heat con respecto a la competencia del momento, es la posibilidad de elegir entre dos vehículos diferentes: la típica berlina americana de gran tamaño (similar a los Cadillac Brougham de aquellos años) o un deportivo basado en el Nissan 300 ZX (deportivo japonés de moda en esos momentos). Aunque se supone que este último es mas manejable y, por lo tanto, mas apropiado para neófitos, a las pocas partidas queda de manifiesto que las diferencias en el control son muy escasas, por lo que, teniendo en cuenta que el coche americano tiene una velocidad máxima ligeramente superior, esta es la elección que recomendamos.

 

Lo que mas destaca del apartado técnico del juego es, sin lugar a dudas, la representación de una gran ciudad en plena congestión. La cantidad de vehículos que se llegan a representar en pantalla en ciertos momentos resulta francamente asombroso, pues además las calles representadas están cargadas de todo tipo de elementos ornamentales. Aunque no hemos tenido ocasión de visitar San Francisco, por la documentación existente, parece que se depositó mucho esfuerzo en recrear con cierta fidelidad algunas de las localizaciones mas famosas de la ciudad. Además, apenas llegan a percibirse ralentizaciones, a pesar del número de sprites que llegan a aparecer en pantalla, lo que dice mucho a favor de sus programadores y del potente hardware empleado por Jaleco. Eso sí, con la pequeña trampa de una tasa de fotogramas por segundo que no alcanza los treintena; la mitad que en casi todos los juegos de Taito o SEGA con esta temática.

0021
En zonas de desniveles, la poca visibilidad y el abundante tráfico hace que escenas como esta se repitan una y otra vez.

Desafortunadamente, el sonido no fue ni mucho menos tan cuidado como los gráficos. Nos limitaremos a decir que la mayoría de efectos sonoros están reciclados del anterior Big Run (en aquel ya no destacaban por su calidad) y que las melodías de las presentaciones y escenas intermedias son mediocres, tanto en composición como en programación.  La ausencia de música de acompañamiento y el (desagradable) sonido de la sirena del coche patrulla deslucen mucho la experiencia final de juego.

0006

Cisco Heat av
Las carátulas de las versiones para ordenador se basaban en el cartel del arcade.

Tal y como imaginamos que ya tenía previsto la propia Jaleco, Cisco Heat fue un éxito de recaudación en Estados Unidos y otros paises occidentales, mientras en Japón pasó mucho mas desapercibido. Probablemente, esta sea la causa de que la central de Tokyo no adaptase la recreativa a Super Famicom u otros sistemas con los que trabajaba entonces la casa japonesa, limitándose a licenciar los derechos para su publicación en ordenadores extranjeros. El fruto del acuerdo con la británica Image Works salió a la luz un año después en forma de adaptaciones para los ordenadores más populares del momento en Europa: Amiga, Atari ST, IBM PC (MS-Dos), ZX Spectrum, Amstrad CPC y Commodore 64, todas ellas programadas en el estudio escocés ICE Software, especializado entonces en este tipo de conversiones.

Como ya se imaginarán nuestros lectores, ninguna de las conversiones domésticas es comparable a la recreativa original, pero algunas de ellas se sitúan como excelentes juegos de conducción para sus respectivas plataformas. Concretamente, las versiones de 16 bits son tecnicamente muy interesantes por su colorido y el escalado artesanal de sus sprites, pero no tienen  nada en común con la recreativa: ni en el mapeado,  ni el control ni el sonido.

chamiga
Versión Amiga, la única a pantalla completa. Las de Atari ST y MS-DOS son similares, pero con menor tamaño de pantalla y algo más rápidas (la de Amiga resulta lenta)

En cuanto a las versiones de ocho bits mas humildes, es necesario diferenciar entre las de Spectrum y Amstrad CPC (bastante buenas) y la de Commodore 64, un autentico despropósito plagado de errores de diseño y programación. Dos detalles que achacar a todas las conversiones: la necesidad de pulsar el cursor superior para acelerar si se juega con el teclado y el ajustadísimo tiempo límite que hace que pasar la primera fase suponga ya todo un reto.

c64
Versión para Commodore 64: una tomadura de pelo que no hay por donde coger.

En casos similares, siempre recomendamos acudir a la vía de la emulación y acceder a la recreativa original, pero desgraciadamente no es el caso de Cisco Heat. A pesar del tiempo que ha transcurrido desde el volcado de la rom original, MAME todavía no consigue ejecutarlo sin fallos. Aunque es perfectamente jugable, no hay que ser ningún experto para notar las deficiencias técnicas que todavía sufre. Afortunadamente, nosotros pudimos jugar bastante a la recreativa original en su momento, pero es una lástima que un arcade Super Scaler tan interesante como este todavía no esté preservado para su disfrute.

0067

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s