Monográfico SUPER SCALER (XIX): ENFORCE

enforce

Título:エンフォース (Enforce)

Producción/Desarrollo: Taito

Lanzamiento en Japón: marzo 1989 

Hardware: “Z-Board”

Tamaño de ROM: 45 Megabits

El grandísimo éxito que supuso Chase H.Q.  fue el acicate necesario para que Taito continuase explotando su potente placa tipo Z y las posibilidades de las técnicas de escalado y rotación de sprites.

Su nuevo trabajo dotado de estas técnicas ya no era de conducción -como sí lo eran los tres anteriores- sino un peculiar shooter con mirilla en primera persona protagonizado por un sofisticado tanque dotado de cañones de artillería articulados.

0050
En la demostración podemos ver una detallada radiografía del vehículo.

 

Estamos ante un videojuego de tipo scaling claramente menos ambicioso que las anteriores obras de Taito de este tipo, algo que queda de manifiesto desde el primer vistazo, sobre todo si se juega a la versión mas común, pensada para su uso con muebles estándar -sólo requería stick digital y dos botones de disparo-,  aunque también existió una variante de mucha menor difusión, cuya cabina se puede contemplar en el folleto que aparece al inicio del artículo, cuya diferencia estribaba en su control mediante stick analógico y en su modo de visualización estereoscópico, idéntico al ya visto en Continental Circus.

0037
El secreto del éxito: neutralizar con nuestro disparo los proyectiles enemigos.

La propia mecánica deja de manifiesto la escasa envergadura del proyecto. Debemos dirigir los dos brazos articulados del tanque y accionar sus armas: metralleta de 30 mm a la derecha y cañón láser a la izquierda. No podemos variar la trayectoria ni la velocidad del tanque, así que todo se reduce a dirigir el punto de mira y disparar al enemigo; igual que en los juegos de pistola, pero sin pistola.

Afortunadamente este videojuego es mas interesante de lo que uno pueda pensar al revisar su estructura. El control del punto de mira es muy preciso y la velocidad de su desplazamiento está magistralmente ajustada. La dificultad es alta pero bien calculada, obligando al jugador a manejar la mirilla con maestría y a utilizar los items que restablecen nuestro escudo o la barrera con inteligencia.

0039
Esta rejilla indica que equipamos la barrera. Permite recibir cinco impactos sin que se reduzca la barra de escudo. Si cogemos otro item igual, se renueva el efecto de la misma.

A nivel visual, hay que diferenciar entre el apartado técnico y el visual. Técnicamente, Enforce es un juego que no aprovecha demasiado las multiples posibilidades de la placa Z de Taito: ciertamente se utiliza la capacidad para escalar los diferentes sprites por hardware con suavidad y sin fallos de visualización, pero se echa en falta un mayor número de elementos en los escenarios de las siete fases de las que consta el juego, los cuales se ven bastante planos y vacíos, a lo cual tampoco ayudan los rudimentarios fondos estáticos.

0041
Estas cabezas de piedra son los obstáculos mas llamativos de todo el juego. Lástima que la mayor parte del desarrollo carezca de elementos de este tipo.

0053
Las fortalezas de final de fase recuerdan poderosamente a las de Contra, de Konami.

En cambio, a nivel artístico, Enforce denota el nivel y el cuidado puesto por los grafistas del equipo de programación. Todos los robots y demás engendros mecánicos están francamente bien diseñados, en especial los jefes que tenemos que destruir antes de llegar al muro de artillería que corona cada fase. Las balas, lásers y morteros con los que continuamente intentan destruirnos están bien definidos y se distinguen a la perfección. Aunque en las últimas fases se llega a llenar la pantalla de disparos, la acción no se ralentiza en ningún momento, lo cual es francamente encomiable.

0045
Obsérvese el excelente diseño de estos robots y la definición de las balas.

En lo relativo al sonido, se le prestó mucha mas atención a la potencia y credibilidad de los efectos de los disparos e impactos -francamente logrados- que a la música. Basta con decir que se repite la misma melodía durante las siete fases del juego, interrumpiéndose en los asedios a las fortalezas de final de fase, carentes de música alguna. La composición en cuestión es apropiada y de composición correcta, pero vuelve a ocurrir lo mismo que los anteriores juegos de Taito para este hardware: la instrumentación es mas propia de una comedia que de otra cosa, ya que suena francamente ridícula.

0007.png


En síntesis, podemos considerar Enforce como un proyecto menor dentro de una Taito que en esos años vivía uno de sus mejores momentos. Su poco atrayente concepto de juego le hizo pasar de puntillas por los salones recreativos y, por ende, no llegó a ser convertido a ningún formato doméstico de la época. No obstante, si se le da una oportunidad, puede dar momentos de diversión si el jugador ignora lo caduco de su estructura. El oficio de Taito aparece hasta en la mas desconocida de sus obras.

0026

Anuncios

Un comentario en “Monográfico SUPER SCALER (XIX): ENFORCE

  1. Sergiomode

    Vista la calidad gráfica que atesoran juegos anteriormente analizados, este parece un juego de una época anterior. La sencillez de su planteamiento se vuelve más estratégico e interesante con el tema del escudo. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s