Monográfico SUPER SCALER (V): WEC LE MANS 24

wec

Título: WEC ル・マン24 (WEC Le Mans 24)

Producción/Desarrollo: Konami/ Coreland-Technostar

Lanzamiento en Japón: septiembre 1986

Hardware: Propietario (denominado “Dual 68000”)

Tamaño de ROM: 22 Megabits

Aunque pueda parecer una osadía, no creemos estar faltando a la verdad cuando afirmamos que el desarrollo de la tecnología Super Scaler de Sega cogió a contrapié a los principales actores del sector. El éxito, tanto a nivel técnico como comercial, de Hang-On Space Harrier, puso en funcionamiento la maquinaria de gigantes como Namco, Taito o Konami. Era necesario responder a este desafío y explotar las nuevas vías abiertas con la disponibilidad de los potentes procesadores de 16 bits. 

0000

De esta manera, catorce meses después del lanzamiento de Hang-On, estuvo por fin a punto la primera de las respuestas a los Taikan Game de Sega: WEC Le Mans 24. Una superproducción de la entonces pujante Konami, aunque es justo mencionar que el proceso de creación fue llevado a cabo en el estudio Coreland Technology, con la colaboración de Technostar y de Alpha Denshi (ADK)

Creadores de varios videojuegos de ocho bits para Sega, entre los que destaca el gran Pengo (1982), Coreland reunió los medios técnicos y humanos necesarios para emprender un proyecto altamente ambicioso: recrear de la forma más realista posible la madre de todas las pruebas de resistencia automovilística: las 24 horas de Le Mans. Una carrera que se encontraba en pleno periodo de esplendor,  las carreras de resistencia gozaban entonces de una popularidad equiparable a la Fórmula 1, gracias a los espectaculares y potentísimos Sport-Prototipos de Grupo C.

wec2
Detalle del folleto publicitario, con un plano cenital del circuito de La Sarthe.

TOUR-DE-FORCE AUDIOVISUAL

Para este WEC Le Mans 24, Coreland y compañía explotaron al límite un hardware muy similar al utilizado por Sega en sus primeras producciones Super Scaler, recreando el mítico circuito de La Sarthe con una atención y un gusto por el detalle sin parangón; no en vano, consiguieron la licencia oficial de la carrera, en una época en la que todavía se podían conseguir estos beneplácitos a través de la calidad del producto y no sólo por el montante económico aportado.

0008
La recta de Hunaudières está bien recreada, aunque la distancia se acortó sensiblemente.

Los grafístas dieron buena muestra de su talento, diseñando con precisión casi todos los elementos que rodeaban por entonces el circuito, incluyendo los carteles publicitarios de tabaco (eran otros tiempos), las mismas señales de advertencia y hasta el mismo tipo de árboles y casas. Sólo se podría echar en  falta la presencia de las gradas, omitida para poder preservar la estabilidad y fluidez de la animación, que se mantiene incólume incluso en los momentos de mayor carga gráfica. Por lo demás, nuestro vehículo y los de los rivales responden también al mismo rigor en su diseño, recordando en línea y colores a los prototipos de la época.

0028 (2)
Nuestro Sport-Prototipo está recreado con todo lujo de detalles.

El cuidado por el detalle se puede apreciar en las llamaradas que sueltan los escapes laterales al reducir, o en los trompos y vuelcos que se pueden llegar a provocar. Mención de honor merecen dos detalles que, aunque puedan pasar inadvertidos para el profano, ponen la guinda al excepcional apartado gráfico del videojuego: los múltiples planos de scroll parallax de las nubes y las sutiles transiciones del día a la noche y viceversa, de una belleza inenarrable.

0015 (2)
El dominio del color y la luz en las transiciones es algo que hay que ver para creer.

En lo relativo al sonido, la justa fama que Konami se había labrado en este apartado (aunque la encargada fue en este caso Alpha Denshi), sumado a la utilización de un hardware de absoluta vanguardia (con capacidad FM y PCM), debería ser garantía de calidad, pero lo cierto es que el resultado no acaba de cubrir por completo las expectativas. La música destaca por ir de menos a mas a lo largo del desarrollo del juego. Son cuatro melodías -una por cada vuelta que hay que dar al circuito- de correcta composición y factura, pero el resultado queda enturbiado por piezas como la melodía principal o, sobre todo, la que acompaña la tabla de puntuaciones, muy desagradables al oído.

0008 (2)
Como ocurre en la carrera real, la noche deja las imágenes mas espectaculares y bellas.

En cuanto a los efectos sonoros, estos son correctos, pero la simulación de los motores o de los neumáticos deslizando no acaban de convencer. En cambio, las ya entonces obligadas voces digitalizadas o samples si que destacan por su cantidad, calidad y elección del registro de voz. Lástima que el solapamiento de sonidos provoque que a menudo se corten; un error que debería haberse solventado y que nubla un tanto este importante apartado.

0032
No se escatimaron esfuerzos en la recreación del circuito.

DIFICULTAD MADE IN KONAMI

El desarrollo de WEC Le Mans 24 destaca por estar particularmente bien diseñado. Como era norma en los arcades de este tipo, el objetivo principal era llegar a los diversos puntos de control o check points dentro del tiempo límite marcado, pero aquí se combinó con una estructura que recordase a la carrera recreada: cada vuelta al circuito equivale a ocho horas de carrera, por lo que para completar el juego se hace preciso dar cuatro vueltas completas al recorrido, adaptando las distancias y el tiempo al ritmo  requerido en un arcade de conducción.

0030
El mítico anuncio de los neumáticos Dunlop también se reprodujo admirablemente.

La dificultad se eleva exponencialmente según vamos pasando las vueltas, aumentando el tráfico de los rivales, y reduciéndose en la misma proporción la adherencia de nuestro prototipo, haciendo que WEC LE MANS 24 resulte un juego extremadamente exigente. Sólo tras entender el extraño control y las trayectorias de los vehículos rivales podremos ya no completarlo, si no pasar de la segunda vuelta de la carrera, ya que además el tiempo facilitado por defecto está tan ajustado que cualquier roce con un rival puede arruinar la partida.

0052
Llegar al lluvioso y desapacible final supone toda una hazaña.

Detengámonos en el control; en la mayoría de esta clase de arcades de conducción se cumplía la máxima de emplear un volante de control analógico con el que modular el radio de giro, pero en WEC Le Mans 24, la física de nuestro coche es muy particular: si se gira demasiado la dirección, este comienza a subvirar escandalosamente, arrastrándose inmisericordemente hacia la cuneta, como se encarga de señalar el desagradable chirrido de los neumáticos, a no ser que soltemos acelerador. Moraleja: si jugamos a WEC como nos dicta la lógica, llegaremos como mucho a la tercera vuelta y acabaremos aparcando el juego en el olvido por puro hastío.

Sólo los jugadores con suficiente paciencia y templanza, pueden llegar a dominar la forma de tomar las curvas en este videojuego. Salvo dos horquillas, todas las curvas se pueden tomar a fondo, siempre que no traspasemos el límite de adherencia de los neumáticos. Para ello, es preciso girar la dirección no más de un 10% de su recorrido total. Si tenemos el tacto suficiente como para conseguirlo, veremos como el coche gira más de lo habitual y en absoluto silencio. Aun así, esta técnica no es garantía de éxito, pues se hace más complicado esquivar a los veháculos rivales en curva, que son multitud en la segunda mitad del juego. Menos mal que, a diferencia de los arcades de Sega, aquí el tráfico no tiene apenas rutinas de aleatoriedad.

0050
Tráfico típico en la última vuelta de este Wec Le Mans 24.

Es una lástima que una superproducción como esta, con un diseño y escenografía notabilísimos, se quedase en el ostracismo mas absoluto por una detalle tan nímio y fácil de subsanar como es un control mal enfocado. Para mayor escarnio, gracias a MAME podemos constatar que existe una versión 2.0 del juego (con copyright datado en 1988) que cualquiera diría que se lanzó para dar salida al stock de placas sobrantes, ya que por mucho que hemos jugado no hemos detectado mejora alguna…ni siquiera en el control.

0011
La mención explicita al tabaco es hoy impensable, por ser ilegal. Eran otros tiempos…

La muestra definitiva de las expectativas que se habían depositado en WEC Le Mans 24 es la portentosa cabina hidráulica que Konami desarrolló para la ocasión. En su primera creación de este tipo, la versión Spin de la cabina cuenta con la particularidad de que el volante de dirección actúa sobre un motor hidráulico que hace girar la cabina sobre su propio eje, generando unas impactantes -y mareantes- sensaciones. Simultáneamente, Konami ofreció una versión minispin, más parecida a la cabina deluxe de Out Run, y una upright de diseño convencional.

wec3
La única fotografía con un mínimo de calidad que hemos encontrado de esta maravilla.

Los efectos colaterales de la fría y decepcionante acogida de WEC Le Mans 24 fueron varios: careció de conversión doméstica alguna, salvo las adaptaciones de la casa Imagine para ordenadores occidentales de ocho bits; Konami no volvió a ofrecer una recreativa de este nivel, quedándose al margen en esta guerra de fuerzas; la colaboración entre Konami y Coreland quedó tocada tras el fiasco, y terminó rota tras el lanzamiento de Black Panther, un título menor que tampoco dio el resultado esperado. El siguiente proyecto de Coreland y Technostar, no menos ambicioso, ya no contó con el mecenazgo de Konami. Hablamos de Cyber Tank, cuya truculenta historia trataremos en una futura entrega.

A pesar de todo lo expuesto, recomendamos vivamente dar una oportunidad a WEC Le Mans 24. Un videojuego técnica y artísticamente sobresaliente que, eso sí, requiere un buen mando analógico y mucha, mucha paciencia. Mientras tanto, dejamos aquí un par de partidas grabadas por aficionados japoneses, donde queda de manifiesto la maestría y nervios de acero que requiere completar este infernal juego. Como dato, una está grabada desde MAME, mientras que la otra está tomada desde la recreativa original, en una versión de rom que no está todavía emulada.

 

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Monográfico SUPER SCALER (V): WEC LE MANS 24

  1. Sergiomode

    No conocía esta recreativa, ni de revistas ni mucho menos de verla. Muy interesante, sobre todo ver como quedó escaldada Konami y se retirara de su única aventura en esta clase de cabinets. Muy buen monográfico, como ya nos tienes acostumbrados 🙂

  2. Jonny2x4

    Creo que vale la pena mencionar el álbum de la banda sonora publicado publicado por Apollon, que incluye una versión vocal del tema de la primera vuelta, que esta cantado en el Ingles mas incomprehensible que he oído en mi vida. Me gustaría saber las letras de la canción porque no se entiende nada al vocalista.

    1. Pues por supuesto que merece la pena mencionarlo, ya que además forma parte de la primera generación de BSO de videojuegos.
      Este tema vocal posee ese inconfundible feeling del J-Rock de aquellos años. Es muy probable que la letra aparezca en el libreto de las ediciones en vinilo y CD, pero no parece que nadie lo haya escaneado.
      Gracias por la aportación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s